<< back to Teachings by Zoketsu Norman Fischer

Algunas palabras acerca de la vacuidad

By Zoketsu Norman Fischer | Nov 07, 2007
Zoketsu habla de este concepto budista y la realidad de la vacuidad y que tipo de impacto tiene este concepto sobre nuestras vidas.

 

Algunas palabras acerca de la vacuidad
por Zoketsu Norman Fischer

En el pensamiento budista, el concepto de vacuidad se refiere a la realidad deconstruída. Lo más cercano que veas algo lo más que te das cuenta de que puede ser que no esté ahí de ninguna manera substancial. En última instancia, cada cosa es solamente una denominación: las cosas tienen una clase de realidad en su ser nombrado y conceptualizado, pero de otra manera de hecho no están presentes. Al no entender que nuestras designaciones son designaciones, que nos se refieren a nada en particular, esto es equivocarse acerca de la vacuidad.

Cuando buscas algo de cerca y encuentras que no lo puedes encontrar, descubres que aunque la cosa por ella misma parece estar vacía, no obstante si parece haber conexiones. De hecho, la conexión es lo único que encuentras, más no las cosas que están conectadas. Es lo exhaustivo de la conexión -sin resquicios o protuberancias- solamente el constante vínculo, lo que vuelve todo vacío, lleno de vacuidad. Por lo tanto, todo esta vacío y conectado, o vacío porque está conectado. La vacuidad es la conexión.

Entonces, ¿existen las cosas? Sí y no. Si, en tanto la experiencia si ocurre, y no en tanto que esa experiencia que ocurre no es la que tu piensas que es, y esto de manera radical. El Sutra del Corazón en un pasaje famoso dice que no hay ojos, no hay oídos, no hay nariz, no hay lengua, no hay cuerpo y no hay mente. Esto no significa que los órganos de los sentidos y la mente verdaderamente no existan; significa que no existen como nosotros estamos profundamente convencidos que lo hacen: como entidades reales y separadas. Pensamos que "tenemos" ojos y oídos. Pero los ojos y oídos tal como existen deconstruídos en la vacuidad no pueden ser poseídos. Están intrínsecamente sin dueño, incluso no son dueños de ellos mismos. La vacuidad es libertad.

¿Por qué importa todo esto y qué consecuencias tiene para nuestra vida diaria?

Tres actitudes aparecen como consecuencia de una apreciación cabal de la vacuidad:
flexibilidad -ya que nada es real, fijo, separado o capaz de ser poseído, ¿Cuál es el objeto o el punto de resistirse?
benevolencia -ya que nada es otra cosa más que conexión, la benevolencia es natural.
humildad -¿Quién va a sentirse como si fuera el amo de toda esta plática?

Traducido por Susana Ruiz (Xalapa, México) susiruiz@hotmail.com

© 2001, Norman Fischer